Dos años después de su estreno en A Coruña, la iniciativa desarrollada por el movimiento Acampa consigue expandirse a América e incluso África, gracias al proyecto que ya se ha puesto en marcha para el próximo 2019 en los principales países de lengua lusa

La ciudad brasileña de Piracicaba, a 150 kilómetros de Sao Paulo, está confirmada como una de las sedes de lo que se convertirá en la primera Acampa Brasil o, para ser precisos, la primera luso-parlante. Su impulsor, el experto en educación ambiental Marcos Sorrentino, profesor y responsable del Laboratorio de Educación y Política Ambiental de la Universidad de Sao Paulo, busca montar una edición simultánea de Acampa 2019 en otras ciudades, incluida la capital, Brasilia, contando además con la implicación de otros países de lengua portuguesa: Portugal, Angola, Cabo Verde, Guinea-Bissau, Mozambique y Santo Tomé y Príncipe.

Marcos Sorrentino, experto medioambiental e impulsor de Acampa Brasil

“Aunque sea de pequeñas dimensiones, Acampa Brasil se celebrará. Con toda certeza”. Así de rotundamente se expresa este ex cargo del Ministerio de Medio Ambiente de la Administración Lula. » Incluso van a buen ritmo las conversaciones para conseguir este 2019 una celebración simultánea de Acampa en los más países luso-hablantes posible».

Los impuslores de esta ilusionante iniciativa junto con varias organizaciones locales de Piracicaba (los responsables de la Jornada Universitaria por la Reforma Agraria, entre otras), está empleando todas las vías negociadoras a su alcance para conseguir el apoyo y también la implicación de las instituciones y los movimientos sociales más representativos de dentro y fuera de Brasil. La próxima cita encaminada a esa suma de sinergias será en Guinea-Bissau, en el Congreso Lusófono Galego previsto para el mes de abril.

Educación ambiental vs. migraciones

Marcos Sorrentino y su colega Simone Portugal, participaron este verano en Acampa 2018 donde dieron a conocer su trabajo de investigación sobre educación y medio ambiente. 

“En A Coruña pudimos comprobar la convergencia entre la filosofía del movimiento Acampa y nuestras áreas de actuación, centradas en la lucha por la tierra y la justicia social. Para nosotros la educación ambiental, es el único camino para proteger el futuro de millones de personas que, de otro modo, abocaremos a migrar en oleadas”.

“Enfrentar el problema de los refugiados y refugiadas es enfrentar, país por país, las desigualdades que llevan a la emigración, algo que tiene mucho que ver con la propia educación ambiental”_ Subrayan los dos colaboradores de Acampa y miembros del Laboratorio de Educación y Política Ambiental que coordina estos nuevos proyectos y que además impulsa el  método de educación ambiental transformador, fruto de más de treinta años de experiencia, entre la población brasileña (Método Oca), a través de los llamados “círculos de cultura”, proyectos desarrollados con profesores y también agricultores, en el campo y asimismo en la ciudad. “Porque la única vía para conseguir ese cambio imprescindible es el diálogo”.